martes, 7 de septiembre de 2010

07-SEPTIEMBRE GIUSEPPE GIOACCHINO BELLI


GIUSEPPE GIOACCHINO BELLI
Poeta

07-09-1791

Giuseppe Francesco Antonio Maria Gioachino Belli (Roma, 7 de septiembre de 1791- 21 de diciembre de 1863) Poeta italiano que escribio sus sonetos en el dialecto romanesco.
Nacio en el seno de una familia de la pequeña burguesia. Su padre fallecio de colera o de tifus algun tiempo despues de encontrar trabajo en Civitavecchia. Belli, con su madre y sus dos hermanos, regreso a Roma, siendo inquilinos de una humilde vivienda en Via del Corso. Belli comenzo a escribir sonetos, inicialmente en italiano, siguiendo el consejo de su amigo, el poeta Francesco Spada. Tras una epoca de estrecheces, se caso, en 1816, con una mujer de buena posicion, Maria Conti, lo que le permitio desarrollar su genio como literato. Tuvieron un hijo, Ciro, nacido en 1824. Belli viajo por Italia, al Norte y a la parte central, entrando en contacto con un mundo mas desarrollado literariamente, asi como con miembros de la Ilustracion y de sectores revolucionarios, ausentes de Roma. Tras una estancia en Milan, entro en contacto con la rica tradicion local de satira y poesia en romanesco, modernizado por Carlo Porta, cuyos agudos sonetos en dialecto vernaculo, le sirvieron de referente para sus sonetos. Sus sonetos, a menudo satiricos y anticlericales, calificando a los cardenales como perros-ladrones. De Gregorio XVI dijo que habia convertido Roma en su cortijo. Sin embargo, Belli fue mas bien un conservador. En la revolucion de 1849, defendio los derechos del Papa. Tras la muerte de su mujer en 1837, su situacion economica empeoro y perdio gran parte de su vitalidad, comenzando a despreciar la sociedad que le rodeaba y autocalificandose como "poeta muerto" y su produccion poetica decrecio. Su ultimo soneto fue escrito en 1849. En sus ultimos años trabajo de censor literario y politico del Vaticano, vetando la circulacion de obras de William Shakespeare, Giuseppe Verdi y de Gioacchino Rossini. Fallecio de un derrame cerebral.
Sus sonetos, escritos en dialecto romanesco, son de rica y vivaz tematica popular. Escribio 2.279 sonetos, que suponen un documento de incalculable valor sobre la Roma papal del S.XIX y sus gentes. La mayor parte de los mismos fueron compuestos de 1830 a 1839. Belli los mantuvo largo tiempo sin publicar, limitandose a recitarlos a un selecto grupo de amigos como Charles Augustin Saint-Beuve o Nikolai Gogol, y poco antes de morir, pidio a su amigo, el obispo Vincenzo Tizzani que los quemara. El prelado, con buen juicio, no los quemo, sino que se los entrego al hijo de Belli, quien publico una seleccion de los mismos, en una edicion muy austera, dada la moral rigorista de la epoca, en 1866. Sus sonetos destacan por su punzante y mordaz ironia y la demoledora satira de la vida clerical y del pueblo romano, oprimido por aquel. Otros sonetos, en cambio, destacan por su erotismo. Aunque denunciaban la corrupcion del clero y, en general, de la Roma decimononica, los poemas de Belli no se consideran anticlericales. Sus versos, a menudo, obscenos reflejan la vulgaridad, de modo exuberante.

Soneto de Giuseppe Gioachino Belli

LA SANTÍSIMA TRINIDAD

«Cá cosa tié en el mundo su porqué,
hermano» ayer me dijo fray Simón:
«a un becerro en Judea daban fe:
aquí, a un viejo, un borrego y un pichón.

El viejo es Padrediós con su tupé,
que es uno, cuando dos o tres no son;
Cristo figura de cordero fue,
que se dejó apiolar de mansurrón;

y el pichón quié decirnos que, si un tanto
la jaula de la fe se le destapa,
adiós pichón, y allá Espiritusanto;

y luego esos doztrinos de la trapa
corren tras él, a ver si con un canto
le atinan al cogote y no se escapa»

Tomado de 47 sonetos romanescos (Giuseppe-Gioachino Belli), con las versiones de Agustín García Calvo. Editorial Lucina, Zamora, 2006.

No hay comentarios:

Publicar un comentario