sábado, 23 de octubre de 2010

22-OCTUBRE FEDERICO BALART


"De que te vale ser más fuerte, si no sabes ser mejor."
Federico Balart
Poeta, periodista

22-10-1831

Obras: Sus mejores versos: Dolores

Federico Balart Elgueta (Pliego, Murcia, 1831 - 1905), periodista, poeta, crítico de arte, crítico teatral y humorista español vinculado al Realismo.

Sus artículos en La Democracia y en Gil Blas le valieron ser diputado en las Cortes Constituyentes de la I República. Al llegar la Restauración se enfriaron sus fervores revolucionarios. Fue un afamado crítico de arte y de teatro, ocupando un sillón en la Real Academia. Se casó con la viuda Dolores Anza, la que, al morir en 1879, le ocasionó una crisis espiritual que expresó en su libro poético Dolores, publicado en 1894 y que conoció un éxito inusitado. Junto con la materia propiamente elegíaca, Balart expresa y desarrolla mil elucubraciones sobre el sentido de la existencia, sobre la fe y sobre la inmortalidad, lo que le valió no sólo las críticas de la gente con sotana, sino también de la crítica más independiente, como por ejemplo José Martínez Ruiz, "Azorín", quien en su Charivari le acusó de ser un poeta sin inspiración, prosaico, horriblemente difícil e insincero. Compuso además Literatura y Arte y Novedades de antaño. A este libro lírico siguió Horizontes, de menor interés. Póstumos aparecieron Sombras y destellos y Fruslerías. Balart fue consejero de Estado, diputado a Cortes por Granada en 1872 y, entre 1872 y 1873, senador por Castellón de la Plana.

http://es.wikipedia.org/wiki/Federico_Balart

RECUERDO

¡En mis brazos murió! Boca con boca,
bebí anhelante su postrer aliento,
que, aumentando por grados mi tormento,
desde entonces el alma me sofoca.

Yo mismo la vestí. Mudo cual roca,
sin lanzar un gemido ni un lamento,
cumpliéndole un sagrado juramento,
negro manto le puse y blanca toca.

Hoy, cuando la amargura me enloquece
una dulce visión de aspecto santo
con hábito monjil se me aparece.

Compasiva me mira; y cuando el llanto
mis párpados cansados humedece,
las lágrimas me enjuga con su manto.

VISION

Por los ámbitos lóbregos de un sueño
vi cruzar un fantasma peregrino
que, envuelto en nube de fulgor divino,
me llamaba mirándome risueño.

Seguirle quise con ardiente empeño,
fascinado y extático y sin tino;
pero, al tocar su manto purpurino,
veloz huyó, mirándome con ceño.

Sentido de su rápida mudanza,
«¿Por qué –dije– te places en mi daño?»
Y él, al desvanecerse en lontananza:

«Yo soy –me dijo con semblante huraño–,
para quien no me logra, la Esperanza;
para quien me consigue, el Desengaño.»

http://www.poesiabreve.com/federicobalart.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario