viernes, 19 de noviembre de 2010

19-NOVIEMBRE ANNA SEGHERS

ANNA SEGHERS
Escritora

19-11-1900

Obras: La revuelta de los pescadores de Santa Bárbara - La recompensa - La séptima cruz (llevada al cine por Spencer Tracy) - Los muertos no envejecen - Visado de tránsito

Anna Seghers (19 de noviembre de 1900 en Maguncia; †1 de junio de 1983 en Berlín) fue una escritora alemana.

Anna Seghers fue la hija de un comerciante de arte llamado Isidor Reiling y su mujer Frau Hedwig (nacida Fuld); la familia profesaba la religión judía ortodoxa. En 1924 se doctoró en la Universidad de Heidelberg con una disertación sobre los judíos y el judaísmo en la obra de Rembrandt.

Se casó en 1925 con el sociólogo húngaro László Radványi. En 1926 nació en Berlín su hijo Peter. Publicó su primera obra, un cuento llamado "Grubetsch" en 1927 bajo el nombre artístico Seghers (sin nombre de pila).

En 1928 nació su hija Ruth. También en ese año publicó su primer libro "La Revuelta de los pescadores de Santa Bárbara" (Aufstand der Fischer von St. Barbara) con el pseudónimo Anna Seghers. Por este primer libro, a propuesta de Hans Henny Jahn ganó en ese mismo año el premio Kleist. También en 1928 se unió al KPD (Partido Comunista Alemán, o Kommunistische Partei Deutschlands), durante las encarnizadas luchas que mantenía contra los nazis. En 1930 viajó por primera vez a la Unión Soviética. Tras la llegada al poder del nacionalsocialismo, fue arrestada temporalmente por la Gestapo; sus libros en Alemania fueron prohibidos y quemados. Poco después pudo escapar a Suiza, desde donde se trasladó a París.
En el exilio colaboró con revistas de emigrantes alemanes; fue colaboradora con el Neuen Deutschen Blätter (Periódico Nueva Alemania). Fue uno de los fundadores del Schutzverbandes Deutscher Schriftsteller en París. Con la legada de la Segunda Guerra Mundial y la toma de París por parte de las tropas alemanas, su marido fue internado en el campo de concentración de Le Vernet en el sur de Francia. Anna Seghers consiguió escapar con sus hijos de París a la parte del sur de Francia gobernada por Pétain. En Marsella intento conseguir la liberación de su marido en cuanto hubo posibilidad de salir del país. Esta etapa constituye la base de su novela Tránsito (Transit) (publicada en 1944).

En marzo de 1941 fue de Marsella a través de la Martinica, Nueva York y Veracruz hasta Ciudad de México. Su marido, mientras tanto, encontró trabajo en universidades.

Anna Seghers fundó el club antifascista Heinrich Heine, del cual fue la presidente. En 1942 publicó la que probablemente es su novela más conocida, La séptima cruz (Das siebte Kreuz), traducida al inglés en Estados Unidos y publicada en alemán en México. En junio de 1943 resultó gravemente herida en un accidente de tráfico, lo que le hizo pasarse un largo tiempo en el hospital. En 1944 Fred Zinnemann filmó La séptima cruz, lo que hizo a Anna Seghers mundialmente conocida.
En 1947 abandonó México y volvió a Berlín, como miembro del Partido Socialista Unificado de Alemania (Sozialistischen Einheitspartei Deutschlands), en principio en Berlín Oeste. En ese año se le otorgó el premio Georg Büchner. En 1951 ganó el Premio Nacional de la DDR y realizó un viaje a la República Popular de China.

Desde 1952 hasta 1978 fue la presidente de la Federación de Escritores de la DDR. En 1955 Anna Seghers y su marido se mudaron a Volkswohlstraße 81 (calle hoy llamada Anna-Seghers-Straße), en Berlín-Adlershof, donde vivió hasta su muerte; hoy aloja un museo sobre su vida y obra.

Cuando en 1957 Walter Janka, el director de Aufbau-Verlages (una editorial donde Seghers también publicaba), fue procesado por una presunta "conspiración contrarrevolucionaria", ella se organizó e intervino a su favor junto con Walter Ulbricht, sin éxito. En 1961 viajó a Brasil. En 1975 se la hizo Ciudadana de Honor de Berlín-Este. En 1978 murió su marido. En 1981 le fue otorgada la Ciudadanía de Honor de su ciudad natal, Maguncia. Anna Seghers murió el 1 de junio de 1983; fue enterrada en Berlín.

http://es.wikipedia.org/wiki/Anna_Seghers

Fragmento de "Visado de tránsito" de Anna Seghers

" Yo quería levantarme para salir. Sentía asco. Entonces cambió repentinamente mi estado de ánimo. ¿A causa de qué? Nunca sé las causas que producen ese cambio en mí. De repente, todas estas conversaciones ya no me parecían tan repugnantes, sino más bien grandiosas. Se me antojaban archiviejo chismorreo de puerto, tan viejas como el Viejo Puerto mismo, y aun más viejas. Maravillosos, viejísimos chismes de puerto que nunca dejaron de oírse desde que existía el Mediterráneo; chismes fenicios; chismes cretenses, griegos y romanos. Nunca habían faltado charlatanes que temían por sus sitios en los barcos y por su dinero; ni los que huían de todos los terrores reales o imaginarios de la tierra: madres que habían perdido a sus hijos, hijos que habían perdido a sus madres; los restos de ejércitos diezmados, esclavos fugitivos; gente expulsada de todos los países que, finalmente, había llegado al mar, donde se arrojaba sobre los barcos queriendo ir a descubrir nuevos países, de los que de nuevo sería expulsada. Todos siempre en huida ante la muerte y hacia la muerte. Aquí los barcos debieron haber estado anclados siempre, en este sitio exactamente, porque en él se acababa Europa y empezaba el mar; y debió haber una fonda siempre porque era el lugar en que la ruta desembocaba. Yo me sentía terriblemente viejo, viejo de milenios, porque todo lo había vivido ya una vez; y, al mismo tiempo, me sentía muy joven, deseoso de ver todo lo que habría de suceder. Me sentía inmortal. Pero esa sensación cambió de nuevo, era demasiado fuerte para mí, hombre débil. Me asaltó la desesperación, desesperación y nostalgia. Me dolían mis veintisiete años dilapidados, enterrados en países extraños. "

El Poder de la Palabra
www.epdlp.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario