lunes, 22 de noviembre de 2010

22-NOVIEMBRE JOSE MARIA DE HEREDIA


"Feliz quien puede dormir sin miedo ni remordimiento, en el lecho macizo y venerable de sus padres, donde todos los suyos nacieron y murieron también"
José María de Heredia
Poeta

22-11-1842

José María de Hérédia Girard (La Fortuna, cerca de Santiago de Cuba, 22 de noviembre de 1842 - castillo de Bourdonnés, cerca de Houdan, Yvelines, 3 de octubre de 1905) fue un poeta francés de origen cubano.

En 1894 fue elegido miembro de la Academia francesa. Es uno de los más destacados representantes del parnasianismo. Su obra más importante es el libro de sonetos Los trofeos (1893).
Hijo del cubano Domingo de Heredia y de su segunda esposa, la francesa Louise Girard, el poeta vino al mundo en la plantación familiar, cerca de Santiago de Cuba. Se embarcó para Francia a los nueve años, en 1851 y allí permaneció, estudiando el bachillerato, hasta 1859. En Francia descubrió la obra de Leconte de Lisle, que le causó una honda impresión.

Tras su regreso en 1859 a Cuba, comienza a estudiar la lengua española con vistas a licenciarse en Derecho. No consigue su propósito, sin embargo, pues no se le reconoce la equivalencia del bachillerato cursado en Francia. Por lo tanto, en 1860 vuelve a Francia con la intención de seguir allí sus estudios de Derecho.

Entre 1862 y 1865 estudia en la prestigiosa École des chartes de París, y empieza a escribir sus primeros poemas, muy influidos por la escuela parnasiana. En 1863 conoce a Leconte de Lisle, y desde 1866 colabora en el Parnaso contemporáneo. Hace amistad con autores como Sully Prudhomme y Catulle Mendès, y publica sus poemas en revistas como Revue des Deux Mondes, Le Temps y Le Journal des Débats.

Dedicó diez años -entre 1877 y 1887- a traducir la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo. Tradujo también al francés la Historia de la Monja Alférez, memorias de Catalina de Erauso. En 1893 reunió todos sus sonetos en un libro, Los trofeos (Les Trophées), una de las obras más importantes de la poesía parnasiana. En 1894 fue elegido miembro de la Academia francesa. Con ocasión de la visita de los zares rusos a París compuso su poema Salut à l'Empereur.

Casado desde 1867 con la también cubanofrancesa Louise-Cécile Despaigne, fue padre de tres hijas, una de las cuales, Marie-Louise Hérédia sería la futura esposa de Henri de Régnier y la amante de Pierre Louÿs.
Heredia murió el 3 de octubre de 1905 en el castillo de Bourdonné, cerca de Houdan.

http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Mar%C3%ADa_de_Heredia

INMORTALIDAD

Cuando en el éter fúlgido y sereno
Arden los astros por la noche umbría,
El pecho de feliz melancolía
Y confuso pavor siéntese lleno.

¡Ay! ¡así girarán cuando en el seno
Duerma yo inmóvil de la tumba fría!...
Entre el orgullo y la flaqueza mía
Con ansia inútil suspirando peno,

Pero ¿qué digo? -Irrevocable suerte
También los astros a morir destina,
Y verán por la edad su luz nublada.

Mas superior al tiempo y a la muerte
Mi alma, verá del mundo la ruina,
A la futura eternidad ligada.

VANIDAD DE LAS RIQUEZAS


Si la pálida muerte se aplacara
Con que yo mis riquezas le ofreciera,
Si el oro y plata para sí quisiera,
Y a mí la dulce vida me dejara;

¡Con cuánto ardor entonces me afanara
Por adquirir el oro, y si viniera
A terminar mis días la Parca fiera,
Cuán ufano mi vida rescatara!

Pero ¡ah! no se libertan de su saña
El hombre sabio, el rico ni el valiente:
En todos ejercita su guadaña.

Quien se afana en ser rico no es prudente:
Si en que debe morir nadie se engaña,
¿Para qué trabajar inútilmente?



No hay comentarios:

Publicar un comentario