miércoles, 3 de noviembre de 2010

02-NOVIEMBRE ENRIQUE MOLINA

ENRIQUE MOLINA
Poeta

02-11-1910

Obras: Las cosas y el delirio - Pasiones terrestres - Amantes antípodas - Los últimos soles - El ala de la gaviota y otras

Enrique Molina, poeta y pintor argentino (Buenos Aires, 2 de noviembre de 1910 — Íd., 13 de noviembre de 1997.

Fue uno de los más destacados cultores del surrealismo en la literatura de la Argentina. Tripulante de barcos mercantes, viajó al Caribe y a Europa y vivió en diversos países de América latina. En 1952, con el poeta Aldo Pellegrini, fundó en Buenos Aires la revista surrealista "A partir de cero".

Como pintor, manifestación creativa que también ejerció, concibió apariencias en un espacio onírico, pureza y enigma que se relacionan íntimamente con su poesía.

Publicó, además de numerosos libros de poesía, la novela Una sombra en la que sueña Camila O' Gorman, inspirada en la historia de amor de un sacerdote católico, que escandalizó a Buenos Aires en el siglo XIX y tuvo un final trágico.

En 1992 fue distinguido con el Gran Premio Fondo Nacional de las Artes. Falleció en Buenos Aires en 1997

http://es.wikipedia.org/wiki/Enrique_Molina_(poeta)

ADIÓS

Un día más, sólo un minuto más, para estar vivo
y despedirme de cuanto amé.
Para decir adiós a las cosas que vi y toqué mientras moría
desde el instante mismo en que nací.
Y vino el niño con el premio que sacó en el colegio por su
sabiduría,
y el ala de la gaviota golpeando en lo infinito con su vuelo,
vino la cabellera derramada y el rostro de la misteriosa
mujer que estuvo a mi lado, en el lecho, sin que yo lo supiera,
y el río con su lenta corriente musculosa
a través de cada mueble, cada objeto y cada gesto
de quien me ve parir, ¡oh Dios mío!

Un instante más aún en el suelo que pisé,
en el aire de mi respiración
sofocada por el amor, en los vestigios de la pasión,
con cuanto -mosca o sol- me deslumbró en este extraño
planeta, donde perdure año tras año, presintiendo
este límite de espumas, este revuelto torbellino
de la despedida, yo, que tanto fui deslumbrado
por centelleante atracción de la tierra,
por cuanto fue caricia o solamente un espejismo del mundo
es mi destino.

Así, pues, despidiéndome de los caballos, de la canoa,
los pájaros, el gato y sus costumbres. Déjame
una vez más mirar las flores y la lluvia. Es éste
el trágico instante en que uno descubre
el delirio misterioso de las cosas, sus raíces secretas,
el instante supremo de decir adiós.
a cuanto se adoró en esta vida.

NADA DE NOSTALGIA

El que pueda llegar que llegue
Esta es la sal de las partidas
Una perla de amor insomne
Entre manos desconocidas

Lechos de plumas en el viento
Sólo dormimos en los médanos
Thi la gitana del desierto
En la noche del Aduanero

La gitana con una cítara
Un león la huele como a una flor
Es el sueño feroz y tierno
El olfato de la pasión

Alas de nunca y de inconstancia
A través del cielo se filtran
implacables cuerpos amantes
con sus terribles maravillas.

Todas las llaves abren la muerte
Pero la vida nunca se cierra
¡Todas las llaves abren la puerta
Del puro incendio de la tierra!

http://amediavoz.com/molinaEnrique.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario