lunes, 6 de diciembre de 2010

05-DICIEMBRE CHRISTINA ROSETTI

"Es mejor olvidarse y sonreír que recordar y entristecerse."
Christina Rosetti
Poetisa

05-12-1830


Christina Georgina Rossetti (* Londres, 5 de diciembre de 1830 - † ídem, 29 de diciembre de 1894); poetisa británica, una de las más importantes en el siglo XIX en su país.

Sus hermanos fueron el pintor Dante Gabriel Rossetti, William Michael Rossetti y María Francesca Rossetti. Su padre, Gabriel Rossetti, fue un poeta napolitano exiliado en Inglaterra; y su madre, Frances Polidori era la hermana del físico y amigo de Lord Byron, John William Polidori.

Christina, nació en Londres y fue educada en su casa por su madre. En 1840 su famila tuvo graves problemas económicos debido a la deteriorada salud mental y física de su padre. A los 14 años de edad sufrió una crisis nerviosa a la que le siguieron ataques de depresión. Durante este período ella, su madre y su hermana estuvieron muy relacionadas con el movimiento Anglicano que era parte de la Iglesia de Inglaterra. Esta devoción religiosa tuvo una relevancia determinante en la vida personal de Rossetti. Durante su juventud estuvo comprometida con el pintor pre-rafaelista James Collinson, pero este noviazgo terminó cuando su novio se convirtió al Catolicismo. Más tarde mantuvo una relación con el lingüista Charles Cayley, pero no se casó con él, también por razones religiosas.

Christina comenzó a escribir a la edad de siete años, pero no fue sino hasta los 31 años cuando publica su primera obra "Globin Market and Other Poems" (1862). Esta colección cosechó muchas críticas favorables. El poema que lleva el título de su obra es su trabajo más conocido, y aunque a primera vista puede parecer simplemente una rima infantil sobre las travesuras de dos hermanas con unos duendes, el poema tiene múltiples interpretaciones, es desafiante y complejo. Los críticos han interpretado este poema en diversas formas: viéndolo como una alegoría entre la tentación y la salvación; o una obra sobre el deseo erótico y la redención social, entre otras. Su poema de navidad "In the Bleak Midwinter" llegó a ser ampliamente conocido después de su muerte, cuando Gustav Holst le colocó música para convertirlo en un villancico.

Rossetti escribió y publicó por el resto de su vida, aunque se enfocó principalmente en su escritura religiosa y la poesía para niños. Mantuvo un gran círculo de amigos y durante diez años fue voluntaria ayudando en una casa de acogida para prostitutas. Ella tenía sentimientos encontrados en relación al voto femenino, sin embargo muchos estudiosos han identificado temas feministas en su poesía.

Christina Rossetti perteneció al movimiento Pre-Rafaelista junto con su hermano Dante Rossetti, John Everett Millais y William Holman Hunt entre otros.

En 1893, Christina desarrolla un cáncer y muere al año siguiente, el 29 de diciembre de 1894. Sus restos fueron sepultados en el Cementerio de Highgate. A principios del siglo XX la popularidad de Christina decayó, al igual que la reputación de muchos respetados escritores de la época victoriana debido a la reacción que tuvo el Modernismo. Christina permaneció por mucho tiempo sin ser tomada en cuenta ni leída hasta que en los años 70 estudiosas feministas comenzaron a recuperar y comentar su trabajo. En las últimas décadas sus trabajos han sido redescubiertos volviendo a ganar una posición dentro de la literatura victoriana.

http://es.wikipedia.org/wiki/Christina_Rossetti

RECUERDA


Recuérdame después de haberme ido
cuando, bajo la tierra silenciosa
no me alcance tu mano temblorosa
ni pueda desandar lo recorrido.

Recuérdame sin más cuando perdido
el sueño que soñaste, cual la rosa,
se deshoje, pues ya ninguna cosa,
promesa o ruego, llegará a mi oído.

Mas si me olvidas por un tiempo, amado,
al reparar en ello no te aflijas.
Si la muerte y los vermes han dejado

algún vestigio de mi pensamiento,
prefiero que me olvides si contento
estás a que me evoques y te aflijas.

LA ÚNICA CERTEZA

Vanidad de Vanidades, dice el Predicador,
Todas las cosas son Vanidad.
El ojo y el oído no pueden llenarse
Con imágenes y sonidos.
Como el primer rocío, o el aliento
Pálido y súbito del viento,
O como la hierba arrancada del monte,
Así también es el hombre,
Flotando entre la esperanza y el miedo:
¡Qué pequeñas son sus alegrías,
Qué diminutas, qué sombrías!
Hasta que todas las cosas terminen
En el lento polvo del olvido.
Hoy es igual que ayer,
Mañana uno de ellos ha de ser;
Y no hay nada nuevo bajo el sol:
Hasta que la antigua Raza del Tiempo corra
El viejo espino crecerá en su cansado tronco,
Y la mañana será fría, y el crepúsculo, gris.

No hay comentarios:

Publicar un comentario