viernes, 31 de diciembre de 2010

31-DICIEMBRE JOSE MARÍA CONTURSI

JOSE MARIA CONTURSI
Letrista de tangos

31-12-1911

Obras. Grisel - En esta tarde gris - Quiero verte una vez más - cristal - Sombras, nada mas y otras


José María Contursi (n. el 31 de diciembre de 1911 - † 11 de mayo de 1972) fue un conocido letrista argentino de tango. Fue autor de una gran cantidad de letras de tango entre las que se destacan En esta tarde gris, Gricel.

Hijo de Hilda Briano y del famoso Pascual Contursi del quien heredó en forma innegable las dotes de letrista del tango. Estudió el secundario en el Colegio San José. Su padre falleció en el año 1932 luego de una enfermedad mental que lo mantuvo incapacitado en sus últimos años. En su adolescencia se crió junto con el círculo de amigos de su padre en donde abundaban las referencias al tango y a la vida bohemia de principios de siglo. Dentro de esta vida bohemia mantenía la simpatía al turf, al alcohol, a los romances y al club de fútbol San Lorenzo de Almagro. Fue locutor de radio, crítico cinematográfico en distintos diarios, funcionario del Ministerio de Agricultura, secretario de SADAIC. Estuvo casado con Alina Zárate, con quien tuvieron cuatro hijos. El único hijo varón, Lucio Contursi, falleció muy joven víctima de cáncer. Sus otras hijas fueron Ethel, Amalia y Hebe.

Su vida sentimental fue el germen de su prolífico trabajo de compositor de tango. Estuvo casado con Alina Zárate con quien tuvo cuatro hijos. Conoció a Susana Gricel Viganó, la famosa «Gricel» del tango, cuya juventud y hermosura lo enamoraron. A pesar de ello vuelve a su matrimonio dejando atrás este romance, aunque el dolor y remordimiento por este abandono lo siguieron toda su vida. Luego de años, José María enviuda y Susana Gricel es abandonada por su esposo y gracias a la ayuda de Ciriaco Ortiz en el año 1962 pueden reencontrarse. El amor se mantiene y se prolonga en el casamiento por iglesia en el año 1967 (él era viudo y ella era casada pero sólo por casamiento civil)
Contursi falleció el 11 de mayo de 1972. Sus restos se encuentran en el panteón de SADAIC. Gricel vivió luego en Villa Allende (provincia de Córdoba) para finalizar sus días el 25 de julio de 1994 víctima de un derrame cerebral. Tuvo una hija, Susana Jorgelina Camba, de su anterior esposo Jorge Camba.

GRICEL - Tango.1942
Letra Jose María Contursi
Música Mariano Mores

No debí pensar jamás
en lograr tu corazón
y sin embargo te busqué
hasta que un día te encontré
y con mis besos te aturdí
sin importarme que eras buena...
Tu ilusión fue de cristal,
se rompió cuando partí
pues nunca, nunca más volví…
¡Qué amarga fue tu pena!

No te olvides de mí,
de tu Gricel,
me dijiste al besar
el Cristo aquel
y hoy que vivo enloquecido
porque no te olvidé
ni te acuerdas de mí...
¡Gricel! ¡Gricel!

Me faltó después tu voz
y el calor de tu mirar
y como un loco te busqué
pero ya nunca te encontré
y en otros besos me aturdí…
¡Mi vida toda fue un engaño!
¿Qué será, Gricel, de mí?
Se cumplió la ley de Dios
porque sus culpas ya pagó
quien te hizo tanto daño.

31-DICIEMBRE HORACIO QUIROGA


"No empieces a escribir sin saber desde la primera palabra adónde vas. En un cuento bien logrado, las tres primeras líneas tienen casi la misma importancia que las tres últimas."
Horacio Quiroga
Cuentista, dramaturgo y poeta

31-12-1878

Obras: Cuentos de la selva - Cuentos de amor, de locura y de muerte - El hombre muerto y otras


(Salto, 1878 - Buenos Aires, 1937) Narrador uruguayo radicado en Argentina, considerado uno de los mayores cuentistas latinoamericanos de todos los tiempos. Su obra se sitúa entre la declinación del modernismo y la emergencia de las vanguardias.

Las tragedias marcaron la vida del escritor: su padre murió en un accidente de caza, y su padrastro y posteriormente su primera esposa se suicidaron; además, Quiroga mató accidentalmente de un disparo a su amigo Federico Ferrando.

Estudió en Montevideo y pronto comenzó a interesarse por la literatura. Inspirado en su primera novia escribió Una estación de amor (1898), fundó en su ciudad natal la Revista de Salto (1899), marchó a Europa y resumió sus recuerdos de esta experiencia en Diario de viaje a París (1900). A su regreso fundó el Consistorio del Gay Saber, que pese a su corta existencia presidió la vida literaria de Montevideo y las polémicas con el grupo de J. Herrera y Reissig.

Ya instalado en Buenos Aires publicó Los arrecifes de coral, poemas, cuentos y prosa lírica (1901), seguidos de los relatos de El crimen del otro (1904), la novela breve Los perseguidos (1905), producto de un viaje con Leopoldo Lugones por la selva misionera, hasta la frontera con Brasil, y la más extensa Historia de un amor turbio (1908). En 1909 se radicó precisamente en la provincia de Misiones, donde se desempeñó como juez de paz en San Ignacio, localidad famosa por sus ruinas de las reducciones jesuíticas, a la par que cultivaba yerba mate y naranjas.

Nuevamente en Buenos Aires trabajó en el consulado de Uruguay y dio a la prensa Cuentos de amor, de locura y de muerte (1917), los relatos para niños Cuentos de la selva (1918), El salvaje, la obra teatral Las sacrificadas (ambos de 1920), Anaconda (1921), El desierto (1924), La gallina degollada y otros cuentos (1925) y quizá su mejor libro de relatos, Los desterrados (1926). Colaboró en diferentes medios: Caras y Caretas, Fray Mocho, La Novela Semanal y La Nación, entre otros.

En 1927 contrajo segundas nupcias con una joven amiga de su hija Eglé, con quien tuvo una niña. Dos años después publicó la novela Pasado amor, sin mucho éxito. Sintiendo el rechazo de las nuevas generaciones literarias, regresó a Misiones para dedicarse a la floricultura. En 1935 publicó su último libro de cuentos, Más allá. Hospitalizado en Buenos Aires, se le descubrió un cáncer gástrico, enfermedad que parece haber sido la causa que lo impulsó al suicidio, ya que puso fin a sus días ingiriendo cianuro.

Quiroga sintetizó las técnicas de su oficio en el Decálogo del perfecto cuentista, estableciendo pautas relativas a la estructura, la tensión narrativa, la consumación de la historia y el impacto del final. Incursionó asimismo en el relato fantástico. Sus publicaciones póstumas incluyen Cartas inéditas de H. Quiroga (1959, dos tomos) y Obras inéditas y desconocidas (ocho volúmenes, 1967-1969).

Influido por Edgar Allan Poe, Rudyard Kipling y Guy de Maupassant, Horacio Quiroga destiló una notoria precisión de estilo, que le permitió narrar magistralmente la violencia y el horror que se esconden detrás de la aparente apacibilidad de la naturaleza. Muchos de sus relatos tienen por escenario la selva de Misiones, en el norte argentino, lugar donde Quiroga residió largos años y del que extrajo situaciones y personajes para sus narraciones. Sus personajes suelen ser víctimas propiciatorias de la hostilidad y la desmesura de un mundo bárbaro e irracional, que se manifiesta en inundaciones, lluvias torrenciales y la presencia de animales feroces.

Quiroga manejó con destreza las leyes internas de la narración y se abocó con ahínco a la búsqueda de un lenguaje que lograra transmitir con veracidad aquello que deseaba narrar; ello lo alejó paulatinamente de los presupuestos de la escuela modernista, a la que había adherido en un principio. Fuera de sus cuentos ambientados en el espacio selvático misionero, abordó los relatos de temática parapsicológica o paranormal, al estilo de lo que hoy conocemos como literatura de anticipación.

jueves, 30 de diciembre de 2010

30-DICIEMBRE RUDYARD KIPLING



"La más tonta de las mujeres puede manejar a un hombre inteligente, pero es necesario que una mujer sea muy hábil para manejar a un imbécil."
Rudyard Kipling
Escritor

30-12-1865

Obras: Mandalay - El libro de la selva - La carga del hombre blanco - Algo de mí mismo (póstuma)

Joseph Rudyard Kipling (Bombay, 30 de diciembre de 1865 – Londres, 18 de enero de 1936) fue un escritor y poeta británico nacido en la India. Autor de relatos, cuentos infantiles, novelista y poeta, se le recuerda por sus relatos y poemas sobre los soldados británicos en la India y la defensa del imperialismo occidental, así como por sus cuentos infantiles. Algunas de sus obras más populares son la colección de relatos The Jungle Book (El libro de la selva, 1894), la novela de espionaje Kim (1901), el relato corto The Man Who Would Be King (El hombre que pudo ser rey, 1888), publicado originalmente en el volumen The Phantom Rickshaw, o los poemas Gunga Din (1892) e If— (traducido al castellano como Si..., 1895). Además varias de sus obras han sido llevadas al cine.
Fue iniciado en la masonería a los veinte años, en la logia «Esperanza y Perseverancia Nº 782» de Lahore, Punjab, India. En su época fue respetado como poeta y se le ofreció el premio nacional de poesía Poet Laureateship en 1895 (poeta laureado) la Order of Merit y el título de Sir de la Order of the British Empire (Caballero de la Orden del Imperio Británico) en tres ocasiones, honores que rechazó. Sin embargo aceptó el Premio Nobel de Literatura de 1907 y fue el ganador del premio Nobel de Literatura más joven hasta la fecha, y el primer escritor británico en recibir este galardón.

Rudyard Kipling nació el 30 de diciembre de 1865 en la ciudad de Bombay, India, hijo de Alice Kipling y John Lockwood Kipling. Su madre era una mujer vivaz; de ella, el futuro virrey de India diría:
...la flojera y la Sra. Kipling no pueden estar en el mismo lugar.
Lockwood, su padre, era un oficial del ejército británico y además era un experto escultor y alfarero, y enseñó escultura arquitectónica en la recién fundada Escuela Jejeebhoy de Arte e Industria en Bombay. La pareja había viajado a India a comienzos de 1865, se habían conocido dos años antes en el Lago Rudyard en Staffordshire, Inglaterra. El lugar en donde Rudyard nació está en pie, sobre el campus del instituto Sir J.J. Institute of Applied Art, aquella casa actualmente es la residencia del Decano.

Cuando Kipling tenía 6 años su padre lo envió a él y a su hermana menor Trix al hogar social conocido como Lorne Lodge en Inglaterra, para que se educaran allí durante los siguientes 6 años. Aquel hogar se encontraba en Southsea (Portsmouth), y estaba a cargo del Capitán Holloway y su señora. Ya que no tenía a sus padres cerca, se sentía solo y abandonado, lo cual recordaría como una triste infancia en su autobiografía Algo de mí mismo, publicado después de su muerte en 1937. Los dos niños, sin embargo, tenían parientes en Inglaterra, a los que podían visitar, pasando así todos los meses de navidad con su tía materna Georgiana, y su marido, el artista Edward Burne-Jones, en su casa «The Grange» en Fulham, Londres, que Kipling llamaba «un paraíso que en verdad creo me salvó». En la primavera de 1877, Alicia Kipling, la madre, volvió de la India y retiró a los niños de Lorne Lodge.
En 1878, ingresa al United Service College, una escuela de Devonshire, creada especialmente con la finalidad de educar a los hijos de aquellos oficiales sin gran pecunio. Durante su tiempo allí, Kipling también conoció a Florencia Garrard, de la cual se enamoró; y en ella se inspiró para el personaje de Maisie en su primera novela, La luz que se apaga (1891). Hacia el final de su estancia en la escuela, estaba seguro que carecía de la capacidad intelectual para conseguir una beca en Oxford, y sus padres no contaban con los recursos para financiar sus estudios; por ende su padre le consiguió un empleo en Lahore (Pakistán) donde era el Director de la Colección Nacional de Arte de Lahore5 y guardia del Museo de Lahore. Kipling fue asistente editor de un pequeño periódico local,La Gaceta Civil y Militar. Se dirigió hacia India el 2 de septiembre de 1882 y llegó a Bombay el 20 de octubre del mismo año.

La Gaceta Civil y Militar en Lahore, a la cual Kipling llamaba «Mi primer amante y el amor más verdadero», aparecía seis días por semana durante todo el año, excepto en Navidad y Pascua. Kipling trabajaba mucho y muy duro para el redactor, Stephen Wheeler, pero su necesidad de escribir era imparable. En 1886, él publicó su primera colección de versos, Cantinelas departamentales. Ese año también hubo un cambio de redactor, pues asumió el cargo Kay Robinson, quién permitió una mayor libertad creativa, y además solicitaron que Kipling redactara pequeños cuentos, que serían incluidos en el periódico.

Mientras tanto, en el verano de 1883, por primera vez Kipling visitó Simla (actual Shimla). Posteriormente la familia de Kipling visitó Simla anualmente, en donde le solicitaron a John Lockwood Kipling pintar un fresco en la Iglesia de Cristo de allí. Por otra parte Rudyard continuó visitando Simla todos los años desde 1885 hasta 1888; aquella ciudad significo mucho en el escritor, pues figura en muchas sus historias escritas para la Gaceta. De regreso en Lahore, aproximadamente treinta y nueve historias aparecieron en la Gaceta entre noviembre de 1886 y el junio de 1887. Una parte importante de esas historias fueron incluidas en Cuentos de las colinas, la primera colección de prosa de Kipling, que fue publicada en Calcuta en enero de 1888, un mes después de que cumpliera los 22 años. En noviembre de 1887, fue transferido a un periódico hermano de la Gaceta, pero más importante: El Pionero, en Allahabad, en las Provincias Unidas. Pero sus ansias por escribir no fueron saciadas y crecían frenéticamente, y durante el siguiente año publicó seis colecciones de historias cortas: Tres soldados, La historia de Gadsbys, En blanco y negro, Bajo el Deodar, El fantasma Jinrikisha, y Wee Willie Winkie, con un total de 41 cuentos. Además, como corresponsal de El Pionero en la región occidental de Rajputana, escribió muchos bosquejos que más tarde fueron recogidos en Letters of Marque y publicados en De un mar a otro.

A principios de 1889, El Pionero relevó a Kipling de su cargo por un conflicto. Por su parte, Kipling había estado pensando cada vez más en su futuro; vendió los derechos de sus seis volúmenes de historias en £200, y Cuentos de las colinas en £50; además, recibió seis meses de sueldo de El Pionero. Decidió utilizar este dinero para volver a Londres, el centro del universo literario en el Imperio Británico.
El 9 de marzo de 1889, Kipling salió de la India, viajando primero a San Francisco vía Yangon, Singapur, Hong Kong y Japón. Viajó a los Estados Unidos escribiendo artículos para El Pionero, que también fueron recogidos en De un mar a otro. Kipling fue un escritor fecundo. Ya en 1890 era considerado como una notabilidad en las letras inglesas.
Comenzó su viaje por América en San Francisco, luego fue al norte de Portland (Oregón), también estuvo en Seattle, Washington; luego viajó a Canadá, visitando Victoria y Vancouver, volvió a Estados Unidos y visitó el Parque Nacional de Yellowstone; bajó a Salt Lake City, luego hacia el este a Omaha, Nebraska y Chicago, Illinois; después se quedó un tiempo en Indian Village, en el río Monongahela; y finalmente fue a Elmira, en Nueva York, donde encontró a Mark Twain, tras lo cual cruzó el Atlántico por sentirse intimidado por la presencia de éste, retornando a Liverpool en octubre de 1889. Después de eso, debutó en el mundo literario londinense, que lo acogió con gran aclamación.

Varias historias de Kipling habían sido aceptadas por algunos editores de revistas londinenses. Kipling encontró un lugar en el que vivió durante los dos años siguientes, durante los cuales publicó la novela La luz que se apaga; y también conoció a Wolcott Balestier, un escritor y editor estadounidense, quien colaboró en la novela Naulahka. En 1891, por consejo de sus doctores, Kipling emprendió otro viaje por mar a Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda e India. Sin embargo, aplazó sus proyectos para poder pasar la navidad con su familia en la India, pero cuando se enteró de la muerte repentina de su amigo Balestier debido a las fiebres tifoideas, decidió volver inmediatamente a Londres. Antes de su viaje, avisó por telegrama a la hermana de Wolcott, Caroline. Mientras tanto, a finales de 1891, se publicó su colección de cuentos de los Británicos en la India, Life's Handicap.

El 18 de enero de 1892, a la edad de 26 años, Rudyard contrajo matrimonio con Carrie Balestier (hermana de su difunto amigo Wolcott) de 29 años, en la ciudad de Londres. Los recién casados planearon su luna de miel, en Estados Unidos (incluyendo una visita a la estancia de la familia Balestier cerca de Brattleboro, (Vermont) y Japón.2 Sin embargo, cuando la pareja llegó a Yokohama, Japón, descubrieron que su banco, The New Oriental Banking Corporation, había quebrado. Asumiendo su parte de la pérdida, volvieron a Vermont, EE.UU.; donde alquilaron una pequeña casa de campo cerca de Brattleboro por diez dólares al mes, con Carrie embarazada de su primer hijo.

En esta cabaña («la cabaña de la dicha»), nació Josephine, la primera hija de la pareja, el 29 de diciembre de 1892 —el cumpleaños de su madre era el 31, y el de Kipling el 30 del mismo mes—. Fue también en esta casita donde El libro de la selva vio su primer amanecer.
Con la llegada de Josephine la cabaña se quedó pequeña, por lo que la pareja compró diez acres en una ladera rocosa sobre el río Connecticut, donde construyeron su propia casa. Kipling llamó a la casa Naulakha en honor a Wolcott y a su colaboración en la novela de aquel título, y esta vez el nombre fue escrito correctamente. Durante su aislamiento en Vermont, además de escribir los Libros de la selva, también redactó una colección de historias cortas, que incluía las obras: Los días de trabajo, y una novela llamada Capitanes intrépidos (1897). Sus creaciones poéticas fueron Siete mares y las Baladas del barracón, además de Mandalay y Gunga Din. Disfrutó escribiendo los dos Libros de la selva —ambos, obras maestras de escritura imaginativa— y también disfrutó con la correspondencia que recibía de muchos niños sobre su obra.
En febrero de 1896, nace la segunda hija de la pareja, Elsie. En este tiempo, la relación matrimonial era más alegre y espontánea.
En ese mismo año se inició una batalla legal con Beatty Balestier (hermano de Carrie), por la parcela que tenía Kipling y que le había sido comprada a Beatty; éste alegaba que hubo irregularidades en la compra. Esta disputa termina en los tribunales, los cuales le dan la razón a Kipling. En mayo de 1896, Beatty, embriagado, amenazó físicamente a Kipling en la calle. El incidente condujo a la detención de Beatty, pero la privacidad de Kipling ya había sido destruida por completo, por lo que decidió marcharse de aquel lugar. En julio de 1896 embaló apresuradamente sus pertenencias y abandonó Estados Unidos

De regreso a Inglaterra, en septiembre de ese año, Kipling se estableció en la ciudad de Torquay en la costa de Devon. En esta etapa de su vida ya era un hombre famoso, y en los dos o tres años anteriores había estado haciendo cada vez más declaraciones políticas en sus escritos. También había comenzado a trabajar en dos poemas, Recessional en 1897, y su obra La carga del hombre blanco (1899) que crearía gran controversia al publicarse; siendo considerada propaganda a favor del imperialismo y del Imperio británico. Al año siguiente, la familia se trasladó a Rottingdean, Sussex, donde nació su primer hijo varón, John Kipling.
Rudyard fue un prolífico escritor —nunca fue fácil catalogar su trabajo—. Durante su estancia en Torquay, también escribió Stalky y Co., una colección de historias en las que relata sus experiencias colegiales. Según su familia, Kipling gozaba leyendo en voz alta las historias de Stalky y Co. y él mismo se reía a carcajadas de sus propias bromas.
A comienzos de 1898 él y su familia viajaron a Sudáfrica para pasar las vacaciones invernales. Con su reputación como El poeta del imperio fue recibido con gusto por algunos de los políticos más poderosos en la Colonia del Cabo, incluyendo Cecil Rhodes, Sir Alfred Milner, y Leander Starr Jameson. A su vez, Kipling cultivó su amistad y nació su admiración hacia estos hombres y su política. De vuelta a Inglaterra, Kipling escribió poesías en apoyo de la causa británica en la guerra de los Bóer, y en su siguiente visita a Sudáfrica, a principios de 1900, colaboró en la creación del periódico militar The Friend (El amigo) para las tropas británicas en Bloemfontein.
En una visita a Estados Unidos en 1899, Kipling y su primogénita Josephine contrajeron pulmonía, de la cual Josephine murió más tarde.

En 1901, Kipling comenzó a recoger el material para otra obra clásica de niños, Kim, y Just so Stories for Little Children, publicada el año siguiente. Hacia 1906 Kipling inicia un nuevo tipo de historias, ya que el ambiente era propicio, por los frondosos bosques que rodeaban la casa y el ambiente de tranquilidad que se respiraba. Inicia esta pequeña etapa con el cuento infantil Puck of Pook's Hill (Puck de la colina de Pook).
Durante toda su vida, Rudyard Kipling había rechazado todas las condecoraciones que merecidamente había ganado, como la Orden a Caballero (que lo nombraría como Sir Rudyard Kipling), o la Orden al Mérito, que es el mayor honor que se le puede entregar a cualquier súbdito inglés. Otro galardón rechazado por Kipling fue el Poet Laureateship (Premio Nacional de Poesía). Pero en 1907 aceptó, gustosamente, la máxima recompensa que se le puede entregar a un escritor: el Premio Nobel de Literatura, pese al repudio de algunos liberales ingleses, que tenían puestas sus esperanzas en que el premio recayera en escritores como Thomas Hardy, George Meredith, o Algernon Swinburne. Pese a las discrepancias inglesas, la Academia Sueca nunca dudó que el premio de ese año quedaba en las mejores manos, como queda de manifiesto en el discurso pronunciado por el secretario general de dicha academia:

La Academia Sueca, al otorgar el Premio Nobel de Literatura este año a Rudyard Kipling, desea rendir homenaje a la literatura de Inglaterra, tan rica en glorias poéticas, y al mayor genio en el reino de la narrativa que ese país ha producido en nuestros tiempos.
En 1909, escribe Acciones y reacciones; en 1910 Rewards and Fairies (Duendes y hadas) que incluye su poema más famoso, «If». Se dice que Kipling se basó, para escribir este poema, en las cualidades de dos de sus grandes amigos, Cecil Rhodes y Jameson. En colaboración con Elsie Kipling compone una obra de teatro llamada El centinela del puerto, que fue estrenada en Londres, pero sólo tuvo unas pocas puestas en escena.
En los inicios de la primera década del siglo XX, Kipling alertó, primero a su rey, Jorge V, y después a las otras naciones, que se acercaba una gran guerra, y que afectaría a todo el mundo, por lo que había que preparar los ejércitos y estar alerta. Su vaticinio, aunque no era errado, no fue entendido, y sólo fue tomado como una sobreexaltación del patriotismo que caracterizaba a Kipling.
Pero la Primera Guerra Mundial estalló, y su único hijo hombre, John Kipling, tuvo que alistarse en el ejército. John murió a los 18 años, en la primera batalla en la que tomó parte, la Batalla de Loos, en el frente Occidental. La familia estaba consternada, no podían creer que ya habían sepultado a dos de sus tres hijos. Desde la muerte de John, y hasta su propia muerte, Rudyard comienza a desarrollar una úlcera gástrica. Con la rabia en la sangre por la pérdida de su hijo, publica artículos de guerra, recolectados en dos pequeños textos bajo los nombres de El nuevo ejército en formación (The New Army in Training) y Francia en guerra (France at War). Estos textos fueron censurados, por el contenido irónico en contra de los estrategias militares de la Triple Entente.
En el año 1917, y con la muerte de su hijo todavía en la cabeza, se une a la War Graves Commission, comisión establecida en 1917, que se encargaba de tramitar la llegada de cadáveres de los combatientes, de enterrarlos con todos los honores correspondientes y de mantener las tumbas en lo sucesivo. En esta labor conoce personalmente y se hace muy amigo del rey de Gran Bretaña, Jorge V. El mismo año publica Una diversidad de criaturas (A Diversity of Creatures), una colección de historias escritas antes del inicio de la guerra y dos historias del año 1915; una de ellas, Mary Postgate, considerado también como uno de los mejores cuentos de Kipling.
Entre 1919 y 1930 sigue publicando historias y cuentos, la mayoría con temas de la Primera Guerra Mundial, como la recopilación Thy Servant a Dog, una creativa serie de cuentos que consistía en la vida de una familia campestre inglesa, vista desde el punto de vista de los perros de la familia. Este es el último trabajo creativo de Kipling, ya que su última publicación, Limits and Renewals, es una especie de documento incriminatorio contra algunos escritores

En los últimos años de su vida, Rudyard y Carrie siguen con su afición de pareja recién casada: los viajes, pues, nuevamente estaban solos, ya que su única hija viva, Elsie, había contraído matrimonio con George Bambridge, capitán del ejército irlandés. Los viajes sirvieron a ambos para olvidarse un poco de sus afecciones de salud.
Finalmente, a consecuencia a una hemorragia interna, Joseph Rudyard Kipling muere, el 18 de enero de 1936, dejando un enorme legado de cinco novelas, más de 250 historias cortas y 800 páginas de versos. Considerado como «El escritor del Imperio», título que siempre lo halagó, y que lo acompañó incondicionalmente en sus últimos días de vida, quizás los ingleses nunca habrían sabido tanto sobre la vida colonial si este escritor no se hubiese inmiscuido un poco más en la vida de la considerada «una colonia más» del creciente imperio Británico.
Por lo ilustre que era considerado Kipling en Inglaterra y todo el Reino Unido, aparte de haberle brindado él a su imperio la gloria de poseer un Premio Nobel, y aunque a Kipling no le gustaban mucho los premios y honores, decidió, junto a su viuda, ser enterrado en el "Poets Corner" de la Abadía de Westminster, lugar reservado para los miembros más ilustres del Imperio Británico, que yacen junto a reyes y reinas, y en donde actualmente descansan sus restos.

martes, 28 de diciembre de 2010

28-DICIEMBRE JUAN ZORRILLA DE SAN MARTIN

"Nada pesa tanto como el corazón cuando está cansado."
Juan Zorrilla de San Martín
Escritor, periodista, docente, diplomático

28-12-1855

Juan Zorrilla de San Martín del Pozo (Montevideo, 28 de diciembre de 1855 — 3 de noviembre de 1931) fue un escritor, periodista, docente y diplomático uruguayo.

Nació en Montevideo el 28 de diciembre de 1855 Era hijo del español Juan Manuel Zorrilla de San Martín y de la uruguaya Alejandrina del Pozo y Aragón, familia muy católica. Su madre falleció cuando el poeta tenía apenas un año y medio de vida. Fue criado con cariño y dedicación por su tía Juliana del Pozo y Aragón, esposa de Martín García de Zúñiga.
Junto a su hermano Alejandro, en 1865 fue llevado por su padre a cursar sus estudios en el Colegio de la Inmaculada Concepción de Santa Fe, República Argentina. Entre 1867 y 1872 estudió en el Colegio de los Padres Bayoneses, en Montevideo, lugar en el que comenzó sus estudios universitarios. Se recibió de bachiller en Santa Fe, en 1872. Entre 1874 y 1877 estudió en el Colegio de los Hermanos Jesuitas de Santiago de Chile hasta completar sus estudios como Licenciado en Letras y Ciencias Políticas. En ese período colaboró en la redacción de “La estrella de Chile” y publicó “Notas de un Himno”. En Chile recibió la influencia de las lecturas románticas de José Zorrilla, José de Espronceda y sobre todo, Gustavo Adolfo Bécquer.

En primeras nupcias se casó con Elvira Blanco Sienra, hija de Juan Ildefonso Blanco y nieta del Constituyente Juan Benito Blanco, con quien tuvo seis hijos. A pocos años de la muerte de ésta, contrajo enlace con su hermana, Concepción Blanco Sienra, quien le diera diez hijos. Hoy su descendencia alcanza casi las 800 personas.
Uno de sus hijos fue el escultor José Luis Zorrilla de San Martín, quien en 1921 dirigiera la última transformación de su casa del barrio montevideano de Punta Carretas, diseñando el actual comedor con la chimenea que lleva labrado en su parte superior el escudo de los Zorrilla de San Martín donde figura el lema “velar se debe la vida de tal suerte que viva quede en la muerte”. Entre sus descendientes se encuentran el ex diputado por San José y ex Embajador, Alejandro Zorrilla de San Martín, la actriz China Zorrilla, los pintores Alfredo Zorrilla, Enrique Zorrilla de San Martín y Miguel Herrera Zorrilla y el escritor Enrique Estrázulas, entre otros.

SIEMPREVIVAS

¡A las flores emblema de la muerte,
las llaman siemprevivas!...
¿O será porque el vaho de las tumbas
sus ya marchitas hojas no marchita?

Al no poder llorar, ríen los hombres,
y, al mirarlos pasar, causan envidia.
¡Siemprevivas! si el bien tiene su llanto,
también tiene el dolor su amarga risa.

VESTALES

Tomo tus flores secas; pienso y lloro...
Al reclinar en ellas mi cabeza,
¿por qué siento un almohada de pureza,
de frescura, de aroma, de ilusión?

Es que el recuerdo y el tranquilo llanto,
vestales que custodian los amores,
dan vida y dan perfumes a las flores
que la nieve del tiempo marchitó.

IMPOSIBLE

Dejadme recordar; y en ese limbo
en que agitan sus alas los amores,
y suspiran insólitos rumores,
que el alma sabe traducir no más,
las palmas donde duermen los recuerdos
abaniquen mi frente soporosa,
que, al beso de su brisa mentirosa
en un seno de amor se dormirá.

¡Qué dulce realidad la del recuerdo,
vaga ilusión que a otra ilusión imita!
No entiendo el corazón cuando palpita,
mecido por su aliento celestial.
¡Y me habla tanto en su lenguaje mudo!
¿Cuándo lo entenderé? ... Cuando la vida,
en mundo de recuerdos convertida,
de mentiras engendre una verdad!

28-DICIEMBRE MANUEL PUIG

MANUEL PUIG
Escritor

28-12-1932

Obras:Boquitas pintadas - El beso de la mujer araña - Pubis angelical y otras

Manuel Puig (General Villegas, Provincia de Buenos Aires, 28 de diciembre de 1932 - Cuernavaca, México, 22 de julio de 1990) fue un escritor argentino.

Vivió hasta los trece años en su pueblo natal. Debido a que allí no había colegio secundario, en 1946 sus padres lo trasladaron a la ciudad de Buenos Aires donde cursó sus estudios de bachiller en el Colegio Ward de Ramos Mejía. En 1950 se inscribió en la Facultad de Arquitectura y en 1951 cambió por Filosofía y Letras. En 1956 viajó a Roma, Italia con la ayuda de una beca y estudió cine en el Centro Sperimentale di Cinematografia.
Se trasladó a Londres y Estocolmo donde enseñó italiano y español. Fue en estas ciudades donde escribió sus primeros libretos para cine. Entre 1961 y 1962 trabajó como asistente de dirección de cine en Buenos Aires y Roma.
Más tarde se mudó a Nueva York, donde inició su primer novela, La traición de Rita Hayworth. La concluyó en 1965, pero no pudo publicarla hasta 1968. En 1965 participó en el Concurso Biblioteca Breve de la editorial Seix Barral, siendo finalista con La traición.... Sin embargo no alcanzó para que fuera publicada.
Esta novela, ambientada en un pueblo cuyo nombre en la ficción es Coronel Vallejos, claramente inspirado en su General Villegas natal, adelanta las características fundamentales de la obra de Puig: experimentación narrativa (a partir de la utilización de técnicas como montaje, desplazamiento, asociación de ideas) y empleo de formatos y estereotipos provenientes de géneros considerados "menores", tales como folletín, radioteatro sentimental, telenovela, etc.
Comenzó su segunda novela, que sería "Humedad relativa 95%", de la que alcanzó a escribir cuatro capítulos, pero que abandonó por considerar que las referencias autobiográficas se habían agotado con la primera novela. Un error llevó a los primeros lectores de sus manuscritos a pensar que este proyecto era posterior.
Regresó a Buenos Aires en el 1967, año en el que escribió Boquitas pintadas, novela que fue publicada en 1969 y llevada al cine en 1974 por Leopoldo Torre Nilsson. Esta novela se presenta como un "folletín en dieciséis entregas" y convirtió a Puig en un escritor de renombre en la Argentina.
En 1973 publicó The Buenos Aires Affair, novela prohibida por el gobierno. Además de la prohibición oficial, Puig recibió una amenaza telefónica del grupo parapolicial conocido como Triple A, por esta razón decidió trasladarse a México en donde terminó El beso de la mujer araña en 1976.
El beso... cuenta la historia de dos prisioneros que comparten una celda en la Argentina de la dictadura. Uno de ellos es un militante de una organización revolucionaria y el otro un homosexual afeminado acusado de corrupción de menores. Ambos traban una relación compleja cuyo trasfondo poético alimentado por el cine y la fantasía, los hace explorar los límites de roles y convencionalismos sociales. La novela le otorgó a su autor reconocimiento internacional.
Entre 1978 y 1980 vivió en Nueva York, donde dictó cursos de escritura creativa en la Universidad de Columbia. En 1979 publicó Pubis angelical, que fue llevada al cine por Raúl de la Torre y que fue un best seller en España.
En 1980 se radicó en Río de Janeiro, Brasil, y en 1985 hizo una adaptación para cine de El beso de la mujer araña, que fue filmada por el argentino Héctor Babenco. Esta novela también se convirtió en una comedia musical de gran éxito en Broadway, en una ópera con música del alemán Hans Werner Henze y en una obra de teatro escrita por el propio Puig.
En 1980 publicó la novela Maldición eterna a quien lea estas páginas, inspirada en sus últimos años neoyorquinos. En 1982 terminó la que probablemente haya sido su obra más compleja: Sangre de amor correspondido. En 1988 publicó su novela Cae la noche Tropical. Entre fines de 1989 y primeros meses de 1990 se trasladó a una villa en Santa Marinella, Italia, donde escribió el guión inédito "Vivaldi", sobre la vida del compositor. Los productores querían que lo estelarizara William Hurt, quien había ganado un Oscar por su papel de Molina en El beso de la mujer araña, y el actor pidió que el guionista fuera Manuel Puig. El proyecto no se concretó, Puig regresó a México, donde compró una casa en Cuernavaca, que remodeló. Sufrió un ataque de vescícula que lo obligó a una intervención de urgencia. Al día siguiente de la operación falleció.

Fragmento de "Boquitas pintadas"

"...ya termina la semana..." "...que desconfiara de las rubias ¿qué le vas a confiar a la almohada?..." "...unas lagrimitas de cocodrilo..." "...al cine? ¿quién te va a comprar los chocolatines?..." "...nada de malas pasadas porque me voy a enterar..." "...te besa hasta que le digas basta, Juan Carlos..." "...por ahí me voy a enfermar de veras, de mala sangre que me hago..." "cuando se desocupa una cama es porque alguien se murió..." "Te juro rubia que me voy a conformar con darte un beso..." "no digas a nadie, ni en tu casa, que vuelvo sin completar la cura..." "...yo hoy hago una promesa, y es que me voy a portar bien de veras..." "...Muñeca, se me termina el papel..." "porque ahora siento que te quiero tanto..." "...mirá, rubia, ya de charlar un poco con vos me siento mejor ¡cómo será cuando te vea!..." "...te quiero como no he querido a nadie..." "...También hay un hospital en Cosquín..." "...ni bien tenga más noticias te vuelvo a escribir..." "...el agua del río es calentita..." "...vos también estás lejos..." "...pero cada vez que leo tu carta me vuelve la confianza..."
Respuesta

28-DICIEMBRE PIO BAROJA

"El hombre: un milímetro por encima del mono cuando no un centímetro por debajo del cerdo"
Pio Baroja
Escritor

28-12-1872

Obras: La busca - La mala hierba - Aurora roja .- Desde la ultima vuelta del camino . Camino de perfeccion y otras


Pío Baroja y Nessi (San Sebastián, 28 de diciembre de 1872 – Madrid, 30 de octubre de 1956) fue un escritor español de la llamada Generación del 98. Fue hermano del pintor y escritor Ricardo Baroja y tío del antropólogo Julio Caro Baroja y del director de cine y guionista Pío Caro Baroja.

Pío Baroja perteneció a familias siempre muy distinguidas y conocidas en San Sebastián relacionadas con el periodismo y los negocios de imprenta. Su bisabuelo paterno, Rafael, fue en Oyarzun impresor del periódico La Papeleta de Oyarzun y de otros textos durante la guerra contra Napoleón. Su abuelo del mismo nombre, Pío Baroja, editó en San Sebastián el periódico El Liberal Guipuzcoano (1820–1823) durante el Trienio Liberal e imprimió la Historia de la Revolución francesa de Thiers en doce tomos, con traducción de Sebastián de Miñano y Bedoya. Los hijos de Rafael Baroja, Ignacio Ramón y Pío, continuaron con el negocio de imprenta y un hijo de este último, Ricardo, tío del novelista, será, con el tiempo, editor y factótum del periódico donostiarra El Urumea. Entre los ascendientes de la madre había una rama italiana lombarda, los Nessi, a la que el escritor debe su segundo apellido.
Su primer apellido tampoco es de origen vasco. En sus Memorias1 el propio don Pío aventura una fantástica etimología, según la cual «Baroja» sería un apócope de (i)bar (h)otza, que en euskera significa 'valle frío' o 'río frío'.

Pío fue el tercero de tres hermanos: Darío, que murió joven aún en 1894; Ricardo, que sería en el futuro también escritor y un importante pintor, conocido sobre todo por sus espléndidos aguafuertes, y Pío, el hermano menor, que dejaría la profesión de médico por la de novelista. Ya muy separada de ellos, nació Carmen, que habría de ser la inseparable compañera del novelista y la mujer del futuro editor de su hermano, Rafael Caro Raggio, ocasional escritora también. El padre de los Baroja, Serafín, era, al par que hombre inquieto y periodista de ideas liberales, un ingeniero de minas, lo que llevó a la familia a constantes cambios de residencia por toda España. El continuo ir y venir de su familia inculcó al futuro novelista la afición a los viajes y le permitió conocer bien el país, pero lo transformó en un desarraigado. A los siete años marchó con su familia a Madrid, donde el padre obtuvo una plaza en el Instituto Geográfico y Estadístico; sin embargo, volvieron a Pamplona y otra vez de nuevo a Madrid. Baroja había leído ya a clásicos juveniles (Julio Verne, Thomas Mayne-Reid y Daniel Defoe). Se libró del servicio militar, que le repugnaba. En 1891 terminó la carrera de medicina en Valencia y se doctoró en 1894 en Madrid con una tesis sobre El dolor, estudio psicofísico

Como estudiante no destacó, más por falta de interés que de talento, y ya por entonces se le apreció un carácter gruñón, arisco y descontentadizo; no simpatizó con profesor alguno y se mostró hipercrítico con todo; ninguna profesión le atraía, sólo escribir no le disgustaba. Leyó bastante filosofía alemana (Inmanuel Kant y Arthur Schopenhauer), decantándose por el pesimismo de este último; su amigo suizo Paul Schmitz le introduciría más tarde en la filosofía de Nietzsche. Tímido y retraído al mismo tiempo, nunca se casó. Tras defender su tesis, marchó en ese mismo año de 1894 a Cestona, en Guipúzcoa, con plaza de médico. Pero el oficio le asqueaba y riñó con el médico viejo, con el alcalde, con el párroco y con el sector católico del pueblo, que le acusaba de trabajar los domingos en su jardín y de no ir a misa, pues, en efecto, era ateo; nunca simpatizó con la iglesia desde su misma niñez, como cuenta en una de sus autobiografías, Juventud, egolatría; tras pasar un año allí volvió, pues, a San Sebastián, dispuesto a ser cualquier cosa menos médico, y encontró su oportunidad en Madrid, donde su hermano Ricardo dirigía una panadería (Viena Capellanes) porque una tía les había legado el negocio; Ricardo le había escrito que estaba harto y quería dejarlo y Pío decidió encargarse él mismo de regentar la tahona. Sobre eso le gastaron bastantes bromas: «Es un escritor de mucha miga, Baroja» — dijo de él Rubén Darío a un periodista. A lo cual respondió el escritor: «También Darío es escritor de mucha pluma: se nota que es indio». Instalado en Madrid, empezó a colaborar en periódicos y revistas, simpatizando con las doctrinas sociales anarquistas, pero sin militar abiertamente en ninguna. Al igual que su conterráneo Miguel de Unamuno, abominó del nacionalismo vasco, contra el que escribió su sátira Momentum catastrophicum.

En 1900 publicó su primer libro, una recopilación de cuentos titulada Vidas sombrías, la mayoría compuestos en Cestona sobre gentes de esa región y sus propias experiencias como médico. En esta obra se encuentran en germen todas las obsesiones que reflejó en su novelística posterior. El libro fue muy leído y comentado por prestigiosos escritores como Miguel de Unamuno, que se entusiasmó con él y quiso conocer al autor, por Azorín y por Benito Pérez Galdós. Baroja fue así acercándose cada vez más al mundillo literario y abandonando el negocio de panadería hasta dejarlo por completo. Tuvo especial amistad con el anarquista José Martínez Ruiz, más conocido como Azorín, e hizo, impulsado por él, algún intento de entrar en política, presentándose de concejal en Madrid y de diputado por Fraga, pero fracasó. Al acercarse Azorín al partido de Antonio Maura, rompió su antigua amistad. De igual manera tuvo amistad con Maeztu. Con él y junto con Azorín formaron durante un breve período el grupo de los Tres.

Viajó después por toda Europa (residió varias veces en París, estuvo algún tiempo en Londres, y pasó por Italia, Bélgica, Suiza —donde tuvo un gran amigo, el filonazi nietzscheano Paul Schmitz—, Alemania, Noruega, Holanda y Dinamarca) y acumuló una impresionante biblioteca especializada en ocultismo, brujería e historia del siglo XIX, que instaló en un viejo caserío que se compró en Vera de Bidasoa y restauró con gran gusto, convirtiéndolo en el famoso caserío de «Itzea», donde pasaba los veranos con su familia. Sus viajes por España los hizo casi siempre acompañado por sus hermanos Carmen y Ricardo, pero también por Ramiro de Maeztu, Azorín, Schmitz e incluso José Ortega y Gasset en una ocasión, en la que recorrieron en automóvil gran parte del recorrido realizado por el general Gómez con su famosa expedición durante la Primera Guerra Carlista.

En sus novelas reflejó una filosofía impregnada con el profundo pesimismo de Arthur Schopenhauer, pero que predicaba en alguna forma una especie de redención por la acción, en la línea de Friedrich Nietzsche: de ahí los personajes aventureros y vitalistas que inundan la mayor parte de sus novelas, pero también los más escasos abúlicos y desengañados, como el Andrés Hurtado de El árbol de la ciencia o el Fernando Ossorio de Camino de perfección (pasión mística), dos de sus novelas más acabadas. Terminó por identificarse con las doctrinas liberales y por abominar del comunismo, sin abandonar en ningún momento sus ideas anticlericales, su misoginia y sus un tanto arcaicas concepciones antropológicas lombrosianas, aunque fue cofundador el 11 de febrero de 1933 de la Asociación de Amigos de la Unión Soviética, creada en unos tiempos en que la derecha tono condenatorio los relatos sobre las conquistas y los problemas del socialismo en la URSS. En 1935 fue admitido en la Real Academia Española; fue acaso el único honor oficial que se le dispensó.

Cuando estalló la Guerra Civil veraneaba en su casa de Vera de Navarra, al pie de la frontera con Francia. Le detuvo la columna carlista que desde Pamplona se dirigía a Guipúzcoa. Tras pasar un día en prisión, fue puesto en libertad por intervención del militar Carlos Martínez Campos, duque de la Torre (años más tarde preceptor del príncipe de España, Juan Carlos). Se trasladó inmediatamente a Francia en un automóvil, estableciéndose en París, en el Colegio de España de la Ciudad Universitaria, gracias a la hospitalidad que le ofreció el director de dicho colegio, el Sr. Establier (hospitalidad que le fue agriamente reprochada al director por el entonces embajador de la República en Francia, Luis Araquistáin, quien personalmente y a través de su esposa hizo repetidas gestiones ante el director Establier para que expulsase a Baroja de su alojamiento, gestiones que gracias a la caballerosidad de dicho director no dieron el menor resultado).

En el periodo 1936–1939 regresó a España («zona nacional») varias veces, y una de ellas fue a Salamanca (enero de 1938) para jurar como miembro del recién creado Instituto de España y para gestionar la publicación de artículos periodísticos muy críticos con la República en general y con los políticos republicanos (como el muy famoso «Una explicación», publicado en el Diario de Navarra, 1–IX–1936).

Terminada la Guerra Civil, residió todavía una corta época en Francia y se estableció más tarde definitivamente entre Madrid y Vera de Bidasoa. Siguió escribiendo y publicando novelas, sus Memorias (que alcanzaron gran éxito) y una edición de sus Obras completas. Sufrió algunos problemas con la censura, que no le permitió publicar su novela sobre la Guerra Civil, Miserias de la guerra, ni su continuación, Los caprichos de la suerte. La primera fue publicada por sus sucesores en 2006, en edición del escritor Miguel Sánchez-Ostiz, precedida, entre otros títulos, por Libertad frente a sumisión en 2001. Sostuvo en su domicilio de Madrid una tertulia de sesgo escéptico (en la cual participaban diversas personalidades, entre ellas novelistas como Camilo José Cela, Juan Benet y otros).

Su hermana Carmen murió en 1949 y su hermano Ricardo en 1953. Afectado poco a poco por la arterioesclerosis, murió en 1956 y fue enterrado en el cementerio civil como ateo, con gran escándalo de la España oficial, a pesar de las presiones que recibió su sobrino, el antropólogo Julio Caro Baroja, para que renunciase a la voluntad de su tío. Ello no obstante, el entonces ministro de Educación Nacional, Jesús Rubio García-Mina, asistió en su calidad de tal al entierro. Su ataúd fue llevado en hombros entre otros por dos de sus admiradores, Ernest Hemingway y Camilo José Cela, el uno era premio Nobel de literatura y el otro llegaría a serlo años más tarde. También el escritor norteamericano John Dos Passos declaró su admiración y su deuda con el escritor.

Fragmento de "Mala hierba"

" El barrio de las Injurias se despoblaba, iban saliendo sus habitantes hacia Madrid...Era gente astrosa: algunos, traperos; otros, mendigos; otros, muertos de hambre; casi todos de facha repulsiva. Era una basura humana, envuelta en guiñapos, entumecida por el frío y la humedad, la que vomitaba aquel barrio infecto. Era la herpe, la lacra, el color amarillo de la terciana, el párpado retraído, todos los estigmas de la enfermedad y la miseria.

El Poder de la Palabra
www.epdlp.com

26-DICIEMBRE ALEJO CARPENTIER

"Los mundos nuevos deben ser vividos antes de ser explicados"
Alejo Carpentier
Narrador, Novelista

26-12-1904

Obras: El siglo de las luces - El reino de este mundo - Los pasos perdidos - Los fugitivos y otras

Alejo Carpentier y Valmont (26 de diciembre de 1904 – 24 de abril de 1980), fue un novelista y narrador cubano, que influyó notablemente en la literatura latinoamericana durante su famoso período de auge. Es considerado uno de los escritores fundamentales del siglo XX en lengua castellana, y especialmente uno de los artífices de la renovación de la literatura latinoamericana, en particular a través de su notable estilo de escritura que incorpora varias dimensiones y aspectos de la imaginación en su creación de la realidad. Esos son los elementos que contribuyeron a su formación y uso de lo Real Maravilloso. En su carrera llegó hasta ser propuesto para el Premio Nobel de Literatura.
Carpentier también fue periodista por gran parte de su vida y musicólogo también -organizó varios conciertos de música nueva y encaró serias investigaciones sobre la música; sin embargo, sus obras de literatura fueron lo que le dio la fama universal que adquirió.

Carpentier nació en Lausanne, Suiza, aunque por mucho tiempo se creyó que había nacido en La Habana. Sin embargo, después de su muerte, se encontró su certificado de nacimiento en Suiza. Hijo de Georges Julien Carpentier, arquitecto francés, y de Lina Valmont, profesora de idiomas de origen ruso, Alejo Carpentier tuvo una vida marcada por un mestizaje y dualismo cultural. Su idioma maternal era el francés. Su padre estaba muy interesado por el mundo español; estaba «convencido de la decadencia europea y ansiaba vivir en un país joven». Creció en Cuba con campesinos cubanos blancos y negros, «hombres mal nutridos, cargados de miseria, mujeres envejecidas prematuramente; niños mal alimentados, cubiertos de enfermedades». La realidad de lo que fue la vida de Carpentier aparece claramente en sus obras.
Carpentier empezó a estudiar letras en unos colegios cubanos y su infancia coincidió con los primeros años de la República Independiente de Cuba, un periodo en cual los colegios cubanos enfocaban sus enseñanzas sobre el pasado colonial español. Como dijo el mismo Carpentier, «en los colegios de mi infancia, en La Habana, estudiábamos de acuerdo con los libros que estaban vigentes y se usaban en la España de finales del siglo XIX». Es notable que los colegios no tenían textos que reflejaban la nueva realidad política de Cuba, ni manuales enfocados sobre la historia de Cuba o América. Cuando tenía once años se trasladó con sus padres a una finca en Loma de Tierra, del reparto El Cotorro, cerca de La Habana.
Carpentier, como él mismo se considera, era un hombre de su tiempo. Decidió abordar la realidad americana descubriendo en todo su fantástica existencia la majestuosidad de un continente donde lo maravilloso podría encontrarse a cada paso, desde la incontenible Haití, hasta el Gran Río (Orinoco), incluyendo, por supuesto, toda la riqueza expresiva de Cuba y el Caribe, escenarios principales de sus novelas.
Escritor universal, proporcionó con su apropiación de América, a través de lo real maravilloso y su escritura barroca, una nueva línea creadora que lo hacen trascender en su narrativa, indicando nuevos caminos en la novela latinoamericana. Periodista, músicólogo, crítico de arte, permitió una comunicación entre el Viejo Continente y América en materia de cultura.
Nace el 26 de diciembre de 1904 en la calle Maloja, La Habana. Su padre, Jorge Julián Carpentier, francés, arquitecto; su madre, Lina Vamont, profesora de Idiomas, de origen ruso. Desde muy pequeño tiene inclinaciones hacia la música. Sus primeros años lo pasa en una finca en las afueras de la ciudad. En 1917 ingresa en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana y estudia teoría musical. Ya en 1921 preparó su entrada en la escuela de Arquitectura de la Universidad de La Habana, aunque abandona los estudios con posterioridad. Su vinculación al periodismo comienza en 1922 en La Discusión, una carrera que lo va a acompañar por el resto de su vida. Integra el Grupo Minorista en 1923 y forma parte de la Protesta de los Trece. Es en 1927 firma el Manifiesto Minorista y en julio de este mismo año sufre prisión por siete meses, acusado de comunista. Protagoniza en 1928 una sorprendente fuga a Francia con pasaporte del poeta francés Robert Denos. En Francia trabaja como periodista, colabora con importantes publicaciones y es el momento en que decide estudiar a profundidad América, hecho que le toma ocho años de su vida. Escribe libretos para ballet. Comienza su trabajo en la radio en Poste Parisien, la estación más importante de la época en París. Publica en Madrid su primera novela ¡Écue-Yamba-O! De 1933 a 1939 dirige los estudios Foniric. En 1939 regresa a Cuba y produce y dirige programas radiales hasta 1945. En 1942 es seleccionado el autor dramático del año por la Agrupación de la Crónica Radial Impresa. Viaja a Haití con su esposa Lilia Esteban y Louis Jover; fue un viaje de descubrimiento del mundo americano, de lo que llamó lo real maravilloso. Después de su viaje a México en 1944 realiza importantes investigaciones musicales. Publica La música en Cuba en México (1945). 1949 es el año en que publica en México El reino de este mundo. Inicia el 1ro. de junio en El Nacional de Caracas la sección Letra y Solfa que se mantendrá hasta 1961. Se imprime en México Los pasos perdidos (1953), para muchos su obra consagratoria. Con este libro gana el premio al mejor libro extranjero, otorgado por los mejores críticos literarios de París. En Buenos Aires se edita El acoso (1956). Publica en 1958 Guerra del tiempo. Regresa a Cuba en 1959 para manifestar su eterno compromiso con La Revolución Cubana. Es nombrado Subdirector de Cultura del Gobierno Revolucionario de Cuba (1960). El siglo de las luces ve la luz en México en 1962. Es designado ministro consejero de la Embajada de Cuba en París. Publica en París Literatura y conciencia política en América Latina que incluye los ensayos de Tientos y diferencias con excepción de «La ciudad de las columnas».
En 1972 se edita en Barcelona El derecho de asilo. Concierto barroco y El recurso del método son publicados en México en 1974. Es en este mismo año que recibe un extenso homenaje en Cuba por su setenta aniversario. Recibe el título de Doctor Honoris Causa en Lengua y Literatura hispánicas, otorgado por la Universidad de La Habana el 3 de enero de 1975. Se le confiere el Premio Mundial Cino del Duca y su retribución monetaria la dona al Partido Comunista de Cuba. En 1976 le es conferida la más alta distinción que concede el Consejo Directivo de la Sociedad de Estudios Españoles e Hispanoamericanos de la Universidad de Kansas, el título de Honorary Fellow. Es electo diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba. En 1978 la más alta distinción literaria de España, el Premio Miguel de Cervantes y Saavedra, es recibida por Carpentier de manos del rey Juan Carlos. Dona al Partido Comunista la retribución material del premio.
La Editorial Siglo XXI publica La consagración de la primavera en 1979.
El arpa y la sombra se edita en México, España y Argentina.
Recibe el Premio Medicis Extranjero por El arpa y la sombra. Es el más alto reconocimiento con que premia Francia a escritores extranjeros.
Fallece en París el 24 de abril de 1980.

Fragmento de "El siglo de las luces"

" Detrás de él, en acongojado diapasón, volvía el Albacea a su recuento de responsos, crucero, ofrendas, vestuario, blandones, bayetas y flores, obituario y réquiem -y había venido éste de gran uniforme, y había llorado aquél, y había dicho el otro que no éramos nada...- sin que la idea de la muerte acabara de hacerse lúgubre a bordo de aquella barca que cruzaba la bahía bajo un tórrido sol de media tarde, cuya luz rebrillaba en todas las olas, encandilando por la espuma y la burbuja, quemante en descubierto, quemante bajo el toldo, metido en los ojos, en los poros, intolerable para las manos que buscaban un descanso en las bordas. Envuelto en sus improvisados lutos que olían a tintas de ayer, el adolescente miraba la ciudad, extrañamente parecida, a esta hora de reverberaciones y sombras largas, a un gigantesco lampadario barroco, cuyas cristalerías verdes, rojas, anaranjadas, colorearan una confusa rocalla de balcones, arcadas, cimborrios, belvederes y galerías de persianas -siempre erizada de andamios, maderas aspadas, horcas y cucañas de albañilería, desde que la fiebre de la construcción se había apoderado de sus habitantes enriquecidos por la última guerra de Europa. "

El Poder de la Palabra
www.epdlp.com

24-DICIEMBRE JAMES HADLEY CHASE

JAMES HADLEY CHASE
Novelista

24-12-1906

Obras: No hay orquídeas para Miss Blandish - Más mortífero que el hombre - El mundo en mi bolsillo - Pégueles donde les duela y otras

James Hadley Chase, cuyo verdadero nombre era René Babrazon Raymond, (Londres, 24 de diciembre de 1906 - Corseaux, 6 de febrero de 1985), fue un escritor británico. Escribió también bajo los seudónimos James L. Docherty, Ambrose Grant, y Raymond Marshall.

Chase, un londinense hijo de un coronel británico de la Armada Británica, cursó sus estudios en la King's School, en Rochester, Kent y más tarde estudió en Calcuta. Dejó su hogar a los 18 años y trabajó en tiendas de libros, como vendedor de enciclopedias para niños, y como un mayorista de libros antes de comenzar su carrera como escritor, con la cual escribió más de ochenta libros de misterio. En 1933, Chase se casó con Sylvia Ray, con quien tuvo un hijo.

Durante la Segunda Guerra Mundial fue piloto de la Royal Air Force, logrando el grado de Líder de Escuadra. Chase editó el periódico de la RAF junto con David Langdon, y muchas de las historias que aparecieron fueron publicadas luego de la guerra en el libro Slipstream.1 Escribió principalmente novela negra.

Chase se mudó a Francia en 1956 y luego a Suiza en 1961, viviendo en forma apartada en Corseaux-Sur-Vevey, al norte del Lago de Ginebra, desde 1974. Falleció allí, el 6 de febrero de 1985.

Tomando como base la cultura de la Gran Depresión en Estados Unidos (1929-1939), la prohibición y el crimen organizado durante este período, y luego de leer la novela de James M. Cain El cartero siempre llama dos veces (1934), decidió probar suerte como escritor de novelas de misterio. Había leído previamente libros sobre la gángster americana Ma Barker y sus hijos, y con la ayuda de mapas y un diccionario, escribió en seis semanas No Orchids for Miss Blandish. El libro tuvo mucha popularidad y se convirtió en uno de los mejores vendidos de la década. Fue llevado al teatro en el West End de Londres, al cine en 1948 y en 1971 fue reescrito por Robert Aldrich bajo el título The Grissom Gang.
Durante la guerra, Chase se inspiró para escribir su cuento corto The Mirror in Room 22, en el cual también se basó en el género de crimen y suspenso. El cuento se ambienta en una vieja casa, ocupada por los oficiales de un escuadrón. El dueño de la casa se había suicidado en su habitación, y los últimos dos ocupantes de la casa habían sido encontrados con una máquina de afeitar en sus manos y sus gargantas cortadas. El comandante dice que cuando había comenzado a afeitarse delante del espejo, había visto otra cara en el mismo. La aparición tenía la máquina a través de la garganta. El comandante dice "Uso una afeitadora segura, de lo contrario, habría tenido un grave accidente". La historia fue publicada bajo el verdadero nombre del autor en la antología Slipstream, en 1946.

En 1946, Graham Greene, quien era un gran amigo de Chase, seleccionó una de sus novelas, Más mortífero que el hombre (escrita bajo el seudónimo Ambrose Grant), para publicarla bajo la firma Bloomsbury.

Chase escribió la mayor parte de sus libros usando un diccionario de jerga americana, mapas detallados, enciclopedias, y libros de referencia sobre el bajo mundo americano. La mayor parte de los libros estuvieron basados en eventos que ocurrieron en los Estados Unidos, aunque él nunca vivió en ese país, excepto por dos breves visitas a Miami y a Nueva Orleans. En 1943, el autor de suspenso anglo-americano Raymond Chandler declaró que Chase había incluido secciones completas de sus trabajos en Blonde's Requiem.2 El editor de Chase en Londres, Hamish Hamilton, obligó a Chase a publicar una disculpa en The Bookseller.

En varias de las historias de Chase el protagonista trata de hacerse rico cometiendo un crimen; un fraude de seguros o un robo. Sin embargo, el proyecto falla y termina en un homicidio y una investigación, en la cual el héroe se da cuenta de que nunca tuvo una oportunidad de salir de sus problemas. Las mujeres son generalmente fatales: hermosas, inteligentes y traicioneras; matan sin piedad si tienen que cubrir un crimen. Los argumentos se centran en familias disfuncionales, y el final suele justificar el título del libro.

A diferencia de las novelas de Agatha Christie, en casi ninguno de los libros el lector tiene que adivinar quién es el asesino. El lector sabe quién es desde el principio, y la trama de los libros radica en que Chase siempre mantiene al lector intrigado, preguntándose "¿qué sucederá ahora?".

En la mayoría de sus novelas, las mujeres desempeñan papeles importantes. El protagonista se enamora de ellas y asesina para complacerlas y poder conquistarlas. Sólo una vez que el crimen está consumado, el protagonista se da cuenta de que ha sido utilizado.
Chase es muy popular en Asia y en África. También ha tenido mucho éxito en Francia y en Italia, en donde más de veinte de sus libros han sido llevados al cine. La versión cinematográfica de su novela Eva, realizada en 1962 por Joseph Losey, fue producida por los hermanos Hakim. En la historia Stanley Baker interpreta a un escritor británico, Tyvian, quien está obsesionado con una fría femme fatale, Eve (Jeanne Moreau). Chase también ha sido muy popular en la Unión Soviética durante los años 1990 a 1993.


Fragmento de " No hay orquídeas para Miss Blandish"

I - Comenzó una mañana de verano, en julio. El sol asomó muy pronto en la niebla matutina y los pavimentos devolvían al aire el copioso rocío convertido ya en vapor. En las calles, el aire era pesado y no tenía vida.
Había sido un mes agotador, de intenso calor, de cielos sin nubes y de vientos bochornosos y cargados de polvo.
Bailey penetró en la casa de comidas de Minny, tras dejar a Old Sam dormido en el Packard. Se encontraba muy mal. Había bebido mucho la noche anterior y el calor aquel no ayudaba a despejarse. Tenía la boca reseca y los ojos irritados.
El local de Minny estaba vacío cuando entró. Era todavía temprano y la mujer acababa de limpiar los suelos.
Bailey sorteó los charcos y arrugó un poco la nariz al sentir el rancio olor a comida y sudor que había en el local.
La rubia, que se apoyaba sobre el mostrador, le dirigió una sonrisa que le hizo pensar en un piano. Aquella muchacha se había cuidado hasta parecer de lejos una estrella de cine cualquiera, aunque de cerca desmereciera un tanto. Se dio unos toques en los rizos apretados y amarillos y adelantó el busto, de modo que sus grandes senos apuntaron directamente a Bailey bajo el delgado vestido....

jueves, 23 de diciembre de 2010

23-DICIEMBRE JUAN RAMÓN JIMÉNEZ


¡Qué triste es amarlo todo sin saber lo que se ama!
Juan Ramon Jiménez
Escritor, poeta

23-12-1881

Juan Ramón Jiménez Mantecón (Moguer, Huelva, 23 de diciembre de 1881 – San Juan, Puerto Rico, 29 de mayo de 1958) fue un poeta español, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1956, por el conjunto de su obra, designándose como trabajo destacado de la misma la narración lírica Platero y yo.

Juan Ramón Jiménez nació el 23 de diciembre de 1881 en la casa número dos de la calle de la Ribera de Moguer. Hijo de Víctor Jiménez y Purificación Mantecón, quienes se dedicaban con éxito al comercio de vinos. En 1887 sus padres se trasladan a una antigua casa de la calle Nueva y aprende primaria y elemental en el colegio de Primera y Segunda Enseñanza de San José.
En 1891 aprueba con calificaciones de sobresaliente el examen de Primera Enseñanza en el Instituto de Huelva. En 1893 estudia Bachillerato en el colegio de San Luis Gonzaga del Puerto de Santa María, y obtiene el título de Bachiller en Artes. Se traslada a Sevilla, en 1896, para ser pintor, creyendo que esa es su vocación. Allí frecuenta la biblioteca del Ateneo sevillano. Escribe sus primeros trabajos en prosa y verso. Empieza a colaborar en periódicos y revistas de Sevilla y Huelva.
Comenzó la carrera de Derecho impuesta por su padre en la Universidad de Sevilla, aunque no finalizó sus estudios. En 1899 abandona la carrera de Derecho.
En 1900 se trasladó a Madrid y publicó sus dos primeros libros de textos, "Ninfeas" y "Almas de violeta". La muerte de su padre en este mismo año y la ruina familiar le causaron una honda preocupación, vivida intensamente a causa de su carácter hiperestésico, y en 1901 será ingresado con depresión en un sanatorio en Burdeos, regresando a Madrid, posteriormente, al Sanatorio del Rosario.
En 1902 publica "Arias tristes" e interviene en la fundación de la revista literaria Helios. También abandona el Sanatorio del Rosario y se traslada al domicilio particular del Doctor Simarro. Ya en 1904 publica "Jardines lejanos".
En 1905 regresa a su pueblo natal, por la muerte de su padre y los problemas económicos por los que atravesaba su familia, residiendo en la casa de la calle Aceña. Este periodo coincide con la etapa de mayor producción literaria. Entre los que figuran, en la Segunda Antología Poética (terminada de imprimir en 1922), los libros en verso: “Pastorales” (1903-1905); “Olvidanzas” (1906-1907); “Baladas de primavera” (1907); “Elejías”(1907•1908); “La soledad sonora” (1908); “Poemas májicos y dolientes” (1909); “Arte menor” (1909);” Poemas agrestes” (1910-1911); “Laberinto” (1910-1911); “Melancolía” (1910-1911); “Poemas impersonales” (1911); “Libros de amor” (1911-1912); “Domingos (Apartamiento: 1)” (1911-1912); “El corazón en la mano (Apartamiento: 2)” (1911-1912); “Bonanza (Apartamiento: y 3) (1911-1912); “La frente pensativa” (1911-1912); “Pureza” (1912); “El silencio de oro” (1911 -1913); “Idilios” (1912-l913), todos escritos durante su estancia en la casa. En verso y prosa son los libros “Esto” (1908•1911) y el sugerente título “Historias” (1909- 1912).

Seis años más tarde se traslada a Madrid, donde conoce a Zenobia Camprubí Aymar en 1913, de quién se enamora profundamente. Hizo varios viajes a Francia y luego a Estados Unidos, donde en 1916 se casó con Zenobia. Este hecho y el redescubrimiento del mar será decisivo en su obra, escribiendo "Diario de un poeta recién casado". Esta obra marca la frontera entre su etapa sensitiva y la intelectual. Desde este momento crea una poesía pura con una lírica muy intelectual. En 1918 encabeza movimientos de renovación poética, logrando una gran influencia en la Generación del 27. Del año 1921 al 1927 publíca en revistas parte de su obra en prosa, y de 1925 a 1935 publíca sus "Cuadernos", donde publíca la mayoría de sus escritos. A partir de 1931, la esposa del poeta sufrirá los primeros síntomas de un cáncer que acabará con su vida.
En 1936 se vio obligado a abandonar España al estallar la Guerra Civil Española, trasladándose a Washington. Este momento marca en su obra, el paso de la etapa intelectual a la etapa suficiente o verdadera. En 1946 el poeta permanece hospitalizado ocho meses a causa de otra crisis depresiva. En 1950 se vuelve a trasladar a Puerto Rico, dando clases en la Universidad de Puerto Rico.
En 1956 la Academia Sueca le otorga el Premio Nobel de Literatura en Puerto Rico, donde ha vivido gran parte de su vida en el exilio y donde trabaja como profesor en la Universidad. Tres días después, muere su esposa en San Juan. Él jamás se recuperará de esta pérdida y permanece en Puerto Rico mientras que, Don Jaime Benítez, rector del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, acepta el premio en su nombre. Juan Ramón Jiménez fallece dos años más tarde, en la misma clínica en la que había fallecido su esposa. Sus restos fueron trasladados a España.

http://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Ram%C3%B3n_Jim%C3%A9nez

Y YO ME IRÉ. Y SE QUEDARÁN LOS PÁJAROS...

Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros
cantando;
y se quedará mi huerto, con su verde árbol,
y con su pozo blanco.

Todas la tardes, el cielo será azul y plácido;
y tocarán, como esta tarde están tocando,
las campanas del campanario.

Se morirán aquellos que me amaron;
y el pueblo se hará nuevo cada año;
y en el rincón aquel de mi huerto florido y encalado,
mi espíritu errará, nostálgico…

Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol
verde, sin pozo blanco,
sin cielo azul y plácido…
Y se quedarán los pájaros cantando.

AMOR

No, no has muerto, no.
Renaces,
con las rosas en cada primavera.
Como la vida, tienes
tus hojas secas; tienes tu nieve, como
la vida...
Mas tu tierra,
amor, está sembrada
de profundas promesas,
que han de cumplirse aún en el mismo
olvido.
¡En vano es que no quieras!
La brisa dulce torna, un día, al alma;
una noche de estrellas,
bajas, amor, a los sentidos,
casto como la vez primera.
¡Pues eres puro, eres
eterno! A tu presencia,
vuelven por el azul, en blanco bando,
blancas palomas que creíamos muertas...
Abres la sola flor con nuevas hojas...
Doras la inmortal luz con lenguas nuevas...
¡Eres eterno, amor,
como la primavera!

CUANDO, DORMIDA TÚ, ME ECHO EN TU ALMA

Cuando, dormida tú, me echo en tu alma
y escucho, con mi oído
en tu pecho desnudo,
tu corazón tranquilo, me parece
que, en su latir hondo, sorprendo
el secreto del centro
del mundo. Me parece
que legiones de ángeles,
en caballos celestes
-como cuando, en la alta
noche escuchamos, sin aliento
y el oído en la tierra,
trotes distantes que no llegan nunca-,
que legiones de ángeles,
vienen por ti, de lejos
-como los Reyes Magos
al nacimiento eterno
de nuestro amor-,
vienen por ti, de lejos,
a traerme, en tu ensueño,
el secreto del centro
del cielo.

http://amediavoz.com/jimenez.htm#Y YO ME IRÉ...