lunes, 25 de julio de 2011

24-JULIO ROBERT GRAVES

"No hay dinero en la poesía, tampoco hay poesía en el dinero"
Robert Graves
Escritor

24-07-1895

Obras: Yo, Claudio - El Conde Belisario

Robert von Ranke Graves (Wimbledon, Londres, 24 de julio de 1895 - Deià, 7 de diciembre de 1985) fue un escritor y erudito británico

Graves se educó en la escuela Charterhouse ganando una beca para el Colegio San Juan (Universidad de Oxford), donde prosiguió sus estudios.
Al estallar la Primera Guerra Mundial se alistó en el ejército en el cuerpo de fusileros; enviado al frente, los horrores que presenció en el campo de batalla le marcaron profundamente. Su primer volumen de poesías fue publicado en 1916, aunque más tarde intentaría ocultar las poesías escritas durante la guerra. Durante la batalla del Somme, ese mismo año, fue herido de tal gravedad que su familia fue informada de su muerte. A pesar de ello, se recuperó, aunque le quedaron secuelas en los pulmones, y pasó el resto de la guerra en Inglaterra, tratando en vano de reincorporarse al frente.
En 1917, Graves tuvo un papel protagonista en salvar a su amigo Siegfried Sassoon, también poeta y perteneciente al cuerpo de fusileros, de la acusación de deserción de un tribunal marcial después de haberse ausentado sin permiso y dirigido a su comandante un escrito denunciando la guerra. El suceso fue objeto de la novela de Pat Barker Regeneration.
A través de Sassoon, Graves conoció a Wilfred Owen, cuyo talento reconoció, y al que invitó a su boda con Nancy Nicholson en 1918. Tras su matrimonio, Graves se matriculó en la Universidad de Oxford al tiempo que abría una pequeña tienda para mantenerse, pero el negocio terminó en fracaso. En 1926 consiguió un puesto en la Universidad del Cairo, donde le acompañaron su esposa, sus hijos y la poetisa Laura Riding.
Con Riding fundó la editorial Seizin Press y publicó dos obras académicas bien acogidas: A Survey of Modernist Poetry (1927) y A Pamphlet Against Anthologies (1928). En 1929 se trasladó con Riding a Deià, en Mallorca, isla que tuvo que abandonar en 1936 por la guerra civil española
En 1929 publicó su autobiografía Goodbye to All That ('Adiós a todo eso', revisada por él mismo y publicada de nuevo en 1957), obra que tuvo un gran éxito pero le costó muchas de sus amistades. En 1934 publicó su obra más célebre Yo, Claudio, en la que a partir de fuentes clásicas construye un complejo y completo relato de la vida del emperador romano Claudio, historia que prosiguió más tarde con la secuela Claudio el dios, publicada en 1943. También fue autor de la novela histórica Count Belisarius (1938), en la que relata la vida del general bizantino Belisario.
En 1939 regresó a Inglaterra, donde comenzó una relación sentimental con Beryl Hodge.

En 1946, tras el paréntesis de la Segunda Guerra Mundial, regresó a Deià, Mallorca, localidad en la que contrajo matrimonio con Beryl en 1950. Ahora su casa de Deià es un museo. En 1948 publicó la controvertida obra La diosa blanca, en la que expone su peculiar visión de la inspiración poética. En 1961 fue nombrado profesor de poesía de la Universidad de Oxford, puesto que conservó hasta 1966.

Fragmento de Yo, Claudio

" Y quizá sobreviví porque las enfermedades no pudieron ponerse de acuerdo acerca de cual de ellas tendría el honor de rematarme. Para empezar nací prematuramente, a los siete meses de gestación, y luego la leche de mi nodriza no me sentó bien, de modo que me estalló un terrible salpullido en toda la piel, y después tuve malaria, y sarampión, que me dejó levemente sordo de un oído, y erisipela, y colitis, y finalmente parálisis infantil, que me acortó de tal modo la pierna izquierda, que me vi condenado a una permanente cojera.
(...)
Pero yo vivía en el corazón de la manzana, por decirlo así, y se me perdonará si escribo más acerca de la putrefacción central que acerca de la parte exterior, todavía intacta y fragante.
-Una vez que te abandonas a una metáfora, Claudio, cosa que sucede muy rara vez, la sigues demasiado lejos. Sin duda recordarás las instrucciones de Atenodoro contra esas cosas. Bueno, llama gusano a Seyano y termina con eso. Y vuelve a tu estilo habitualmente sencillo. "


El Poder de la Palabra
www.epdlp.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada